Pliega la luna velas y sin aire

Pliega la luna velas y sin aire
avanza por el vasto firmamento,
perdida entre corpúsculos de luces
lejanas, diminutas en el tiempo.

Pliega el otoño savia y sin raíces
se enzarza en la aventura de otro invierno,
cuajado de hojarascas amarillas,
alfombra vespertina del silencio.

Pliega la mar corrientes y sin rumbo
se enrosca en el abismo de los vientos,
estéril de corrientes revoltosas,
esclava de la góndola del cielo.

Pliega mi corazón la arteria madre,
borracho en el crepúsculo del luego,
fecundo en lunas trágicas de orillas,
dormido en la marea de los sueños.

Gustavo Adolfo Medina, La Canción Que Nunca Diré

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s