Cuando tú ya no estabas

Cuando tú ya no estabas
se quedaron dormidos
tus besos en mi boca.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y en la casa vacía
las sombras repetían
el eco de tu nombre.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y la lluvia explicaba
las veces que te fuiste
entre lágrimas confusas.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y en las calles desiertas
el frío presagiaba
tu ausencia en cada esquina.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y en las tardes más tristes
tu rostro se escondía
tras la nieve más blanca.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y estaba mi mañana
dormida tras las puertas
que nunca se me abrieron.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y a partir de las doce
el pozo de los gritos
se llenaba de heridas.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y en el templo del duelo
se instaló para siempre
mi noche más oscura.

¡Cuando tú ya no estabas!.

Y en el sur de los sueños
se apagó dulcemente
el brillo de la luna.

¡Cuando tú ya no estabas!.

…Cuando tú ya no estabas,
en mi boca callada
tus besos más profundos…

Gustavo Adolfo Medina, La Canción Que Nunca Diré

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s