No me preguntes más por qué no he sido

No me preguntes más por qué no he sido.
Un horizonte negro es mi vergüenza,
un campo de crespones sin destino,
un abismo de zócalos de piedra.

En la escarpada noche de la vida
una algarada plácida de estrellas
inunda el firmamento de explosiones
de luz intensa.

Tras la ambición de astros en el cielo
un horror de silencio se apodera;
otra vez, de un crepúsculo de hastío;
otra vez, de la oscuridad más densa.

Allende la verdad destruye un muro,
un bestiario dañino de promesas,
que la noche aquejumbró de llanto,
que la noche ensortijó de cera.

El resplandor sentido se diluye
en un azar de pájaros y selva,
que de la mar me viene de mañana,
que en son de mar se pierde sin estelas.

Una vez más la hechura de mis sueños,
tras la algarada plácida de estrellas,
se quedará silente entre mis labios,
brumosa y ciega.

Una vez más pensar que nunca he sido,
una vez más rendido a la evidencia,
postrado al ventisquero de un camino
largo, y sin meta.

No me preguntes más por qué no he sido.
Sólo mi corazón de niño te contempla.
Un abismo de puñales y verdugos
atrapado en un cadáver de tristeza.

La Canción que Nunca Diré, Gustavo Adolfo Medina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s